La parálisis del SAS mantiene a más de cien mil personas esperando la resolución de las ofertas públicas de empleo
• CSIF exige mayor presteza en la solución administrativa de estos procedimientos que eviten la situación actual de estrés y desesperanza de muchos trabajadores y opositores
23 de Noviembre de 2017

CSIF denuncia que la lentitud de toda la gestión del Servicio Andaluz de Salud (SAS) mantiene a más de cien mil personas esperando la resolución de las ofertas públicas de empleo y provocando una parálisis progresiva en la gestión del servicio.



En este sentido, el sindicato explica que, a la demora en las listas de espera, en las urgencias hospitalarias y en las derivaciones a especialistas, se une también una parálisis en los procesos selectivos y de traslados internos de todos los centros asistenciales del SAS. Actualmente, más de cien mil personas se mantienen en espera de la resolución de las ofertas públicas de empleo, sin que de momento ninguna haya tomado plaza desde 2013.
Así, el SAS lleva acumuladas las convocatorias de 2013-2015, 2016, 2017 además de la OEP del Gobierno 2017-2018, sin que hayan tomado posesión los aprobados de 2013, una situación absolutamente anómala que duplica de sobra los tiempos medios del resto de Administraciones y Comunidades establecidos en dos años.
Además, CSIF denuncia que se incumple el Estatuto Básico del Empleado Público que establece en su artículo 70 que “la ejecución de la oferta de empleo público o instrumento similar deberá desarrollarse dentro del plazo improrrogable de tres años”, con lo que el SAS podría estar incurriendo en acciones legalmente punibles, de consecuencias imprevisibles y nefastas para los opositores y para todo el sistema sanitario público andaluz y cuya responsabilidad será exclusivamente responsabilidad del SAS.
En paralelo a los opositores, el Sector de Sanidad puede afirmar que existen decenas de miles de profesionales que llevan esperando cuatro años para un traslado de centro, en lo que debería ser un procedimiento rápido dado que no implica la realización de exámenes ni su corrección, impidiendo la conciliación familiar y laboral de muchos trabajadores y muy especialmente a la mujer, al ser casi el 80% del SAS personal femenino.
Por todo ello, CSIF exige al SAS la mayor presteza en la solución administrativa de estos procedimientos que eviten la situación actual de estrés y desesperanza de muchos trabajadores y opositores, debido un retraso impresentable y que mantiene al SAS muy lejos de la media nacional en cuanto a nombramientos y sustituciones.