Día Internacional del Trabajo Decente
07 de Octubre de 2016

Según la Organización Internacional del Trabajo, aproximadamente el setenta por ciento de los trabajadores españoles se sienten obligados a soportar unas condiciones de trabajo abusivas o, a su juicio, indecentes. Para este gran número de trabajadores, empleadores públicos y privados someten a sus empleados a unas condiciones de trabajo desregularizadas y que, más que buscar el desarrollo profesional y personal de éstos, impiden al trabajador desempeñar del mejor modo sus tareas.

Ante esta situación de desigualdad e injusticia, desde 2008, los organismos internacionales y las centrales sindicales reivindican cada 7 de octubre unas condiciones dignas y adecuadas en todos los puestos de trabajo, haciendo una apuesta clara por el trabajo decente en todas las categorías profesionales, como forma de reconocer la importancia del trabajo decente en el desarrollo social de los países.

CSIF, como sindicato socialmente responsable, quiere este 7 de octubre poner de manifiesto la necesidad de aplicar condiciones dignas a todas las categorías profesionales, tanto en el ámbito público como en la empresa privada, promoviendo por tanto la negociación colectiva y el diálogo como punto de partida para que estas condiciones laborales se cumplan en todos los ámbitos profesionales.

Ante la legislación que actualmente tenemos en España, que deja a un lado la negociación entre empresarios y representantes de los trabajadores, y ante la situación de crisis económica que hemos vivido en la última década, los empleados han visto recortados sus derechos laborales, congeladas sus retribuciones y cercenadas sus posibilidades de desarrollo profesional y personal.

Según la OIT, el trabajo decente es el desarrollado en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana, plasmado a través del respeto de los principios de igualdad de género y de no discriminación. De regirnos por esta definición, pocos son los trabajos que actualmente pueden calificarse como decentes en España y, por ende, en Andalucía. La actual discriminación que sufren colectivos como las mujeres, los inmigrantes, los menores de 30 años y los mayores de 45 se une a la falta de equidad salarial entre colectivos.

Por todo ello, CSIF, en su afán por mejorar las condiciones de los trabajadores, hace un llamamiento a administraciones, empresarios, fuerzas sociales, sindicales y políticas para que, entre todos, se logre una correcta aplicación de los parámetros fijados por la OIT como indicadores del trabajo decente. Será la única forma de garantizar un futuro de calidad en el ámbito laboral y de asegurar el correcto desarrollo personal y profesional de todos los trabajadores.