CSIF denuncia el cierre de hasta 119 camas en Torrecárdenas este verano
Según el sindicato las Áreas más afectadas serán Pediatría, Cirugía o Neurología, entre otras
09 de Mayo de 2016

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF Almería, denuncia que este verano el Complejo Hospitalario Torrecárdenas tendrá cerradas hasta 119 camas. En concreto, será la segunda quincena de julio la que registrará este elevado número de camas menos. En agosto las plazas que no estarán disponibles será de 109 en sendas quincenas y cifras similares se repetirán en el mes de septiembre.


Según explica el sindicato las Áreas más afectadas son las de Pediatría, Cirugía o Neurología, seguidas de Respiratorio y la tercera planta del Hospital Cruz Roja, con 23 camas, que estará cerrada julio, agosto y septiembre y que está dedicada en exclusiva a la atención geriátrica.

La explicación que desde la Dirección del Complejo se ha facilitado a CSIF es que se van a llevar a cabo acciones de mantenimiento de dichas plantas. Sin embargo, la lectura que hace el sindicato de este argumento es que para ahorrar en sustituciones se cierran los servicios. Para el sindicato, estos datos son deplorables y van directamente unidos al detrimento de la calidad asistencial que recibirán los usuarios en Almería. Por otro lado, esta medida de precarización de medios y que se hará extensible al personal, supondrá la recolocación de pacientes de diferentes especialidades en una misma planta.

Así, CSIF critica un año más la dura política de reducción de camas que va a llevar a cabo la Administración sanitaria en Almería, que va a repercutir en el complejo hospitalario de referencia en la provincia, sin olvidar el aumento de población que experimentan determinadas zonas de Almería en el periodo estival como es la propia capital y toda la extensión referida al Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.

En resumen, desde el Sector provincial de Sanidad de CSIF, su responsable directo, Antonio Moreno, exige a la Administración medidas reales y coherentes para mejorar la calidad asistencial y, por tanto, la Sanidad almeriense y no repetir las medidas “de corta y pega” que se llevan a cabo todos los veranos. “Y no podemos olvidar que este déficit de camas no es un hecho aislado coincidente con el periodo estival, sino que es padecido por los usuarios prácticamente durante todo el año puesto que, entre otros, sigue estando pendiente el tan necesitado Hospital Materno Infantil, cuya finalización estaba prevista en el año 2014”, concluye Moreno.