CSIF obtiene representación en todas las elecciones a las que concurre en la empresa privada
14 de Marzo de 2016

La Central Sindical Independiente y de Funcionario, CSIF, continúa su crecimiento progresivo en el ámbito de la empresa privada, restando espacio electoral a las organizaciones sindicales tradicionales y convirtiéndose en una tercera vía alternativa para los trabajadores.


Así, pese a ser un sindicato ligado en sus orígenes a las Administraciones Públicas y referente principal en este ámbito, CSIF obtiene ya representación en todas las elecciones a las que concurre en la empresa privada. En sintonía con la línea marcada en su VIII Congreso Nacional, el sindicato ha decidido dar un paso más, con una campaña dirigida a posicionarse en la sociedad española como alternativa a los sindicatos de clase. Bajo el lema ‘Frente al #bipartidismosindical #sumateaCSIF’, a lo largo de los próximos ocho meses, CSIF pone en marcha una campaña de comunicación que se complementará con visitas a los centros de trabajo, reuniones institucionales y con partidos políticos desde el ámbito provincial, autonómico y nacional, con el fin de promover la idea de que otro modelo de sindicalismo es posible.

CSIF acompaña esta iniciativa con el lanzamiento de una nueva web con la que pretende reforzar su imagen en la sociedad, más accesible, dinámica y enfocada a las redes sociales. En esta nueva plataforma tendrán presencia renovada las informaciones que afectan a la empresa privada y al sector de reciente creación de Empresa Pública.

Con todo, en esta campaña, CSIF da diez razones para pertenecer al sindicato, empezando porque CSIF se posiciona como el futuro del sindicalismo español, profesional, honesto, independiente y, sobre todo, útil para los trabajadores y trabajadoras. “Somos un sindicato transparente que publica sus cuentas auditadas. En CSIF cabemos todos, por encima de colores políticos y aplicamos un código ético donde no tienen cabida ni los imputados, ni los liberados ociosos, ni los cargos políticos, ni el derroche”, resalta el decálogo del sindicato.

Por último, CSIF defiende una reforma de la Ley Orgánica de Libertad Sindical para que sea suficiente el 5 por ciento de representatividad para tener la condición de sindicato más representativo y estar presente en los ámbitos de negociación, tal y como ocurre en otros campos, como el sistema electoral a las Cortes (aquí se exige el 3 por ciento para poder entrar en el reparto de escaños), frente al 10 por ciento actual que blinda el ‘bipartidismo’ de las dos organizaciones de clase.

Pese a la diferencia de recursos respecto a los sindicatos mayoritarios y la imposibilidad legal de preavisar en las empresas en las que el sindicato no está representado, CSIF lleva años poniendo las bases para crecer en la privada. Esta evolución se produce fundamentalmente desde 2009, con un crecimiento exponencial hasta alcanzar los 4.000 delegados (se ha multiplicado por cuatro el número delegados), una cifra que, si bien está lejos de los resultados nacionales de UGT y CC.OO., para CSIF supone un cambio de tendencia. Además, frente a la tónica a la baja en afiliación del resto de los sindicatos, CSIF va en ascenso.

CSIF concluyó el año pasado con importantes resultados en Coca-Cola, General Dynamics, Tompla, Hotel Palace, Geocisa, que se suman a los obtenidos en empresas como Michelín, Cuétara, Retevisión, Antena 3, Navantia, Flex, Talgo, Estèe Lauder, Heineken, Notarías, Dragados, Asepeyo, Fertiberia, Laboratorio Nutricion Center, Sociedad Ibérica de Construcción Eléctrica, Capdegimi, centros locales de Telepizza, McDonalds, o las principales empresas de seguridad españolas.