CSI-F VALORARÁ MEDIDAS DE PRESIÓN, JUNTO CON EL RESTO DE SINDICATOS DE LA SANIDAD, EN DEFENSA DEL ESTADO DEL BIENESTAR.
20 de Abril de 2012

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) valorará diferentes medidas de presión, junto al resto de organizaciones representativas de la Sanidad, para defender el Estado del Bienestar, ante las reformas y los recortes planteados por el Gobierno a las diferentes Comunidades Autónomas.

Estas actuaciones se concretarán los próximos días, partiendo de la base de una “firme defensa de los principios que sustentan nuestro Estado del Bienestar, la calidad asistencial sanitaria, el sistema público de protección y las condiciones laborales de los trabajadores”.

Respecto a las medidas comunicadas ayer en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, CSI-F valora muy negativamente el nuevo sistema de copago y rechaza de manera rotunda que el Gobierno y las comunidades autónomas hagan recaer, una vez más, sobre los ciudadanos y, presumiblemente, sobre los profesionales sanitarios la mayor parte del peso del ajuste económico.

CSI-F cree que estos recortes se producen por la falta de previsión, por el derroche incontrolado y por una política irresponsable de los encargados de gestionar las cuentas públicas. De hecho, critica que el Gobierno aún no haya precisado el detalle de los 7.000 millones de euros que pretende recortar en la Sanidad Pública y teme que actúe de manera improvisada sin valorar las consecuencias de las medidas adoptadas sobre uno de los pilares fundamentales del Estado del Bienestar.

En segundo lugar, CSI-F ve inaceptable que el Gobierno plantee medidas sobre personal y reordenación de recursos humanos sin informar previamente a los representantes legítimos de los trabajadores. Así, recalca que todas las medidas que afecten al personal, como las apuntadas ayer por la ministra de Sanidad, deben de ser objeto de negociación con los sindicatos. En este sentido, reclama al Gobierno una negociación para planificar una gestión profesional del Sistema Nacional de Salud que equilibre la eficiencia con el mantenimiento de los servicios públicos y el estado de protección tal y como hoy lo conocemos.

Así, antes de realizar recortes sobre los ciudadanos CSI-F cree que se pueden adoptar medidas alternativas, como reducir los cargos de libre designación; profesionalizar la gestión de los centros asistenciales; establecer protocolos para garantizar un uso más eficiente de la tecnología sanitaria; realizar un estudio riguroso en la gestión del Sector Sanitario para eliminar duplicidades administrativas, así como una mayor coordinación entre los sistemas de Atención Primaria y Especializada para evitar la duplicidad de pruebas diagnósticas.

Según CSI-F, la relación entre la calidad de los servicios públicos y las condiciones de trabajo de los empleados que mantienen el sistema son indisolubles. De hecho, señala, que si el sistema sigue respondiendo es por el celo y por el compromiso de los profesionales que llevan mucho tiempo esforzándose, y lo seguirán haciendo, porque creen en el Sistema Sanitario Público como base de la equidad y la cohesión social que emanan de nuestra Constitución.

¡¡¡ LA DEFENSA DE LO PUBLICO ES NUESTRA CONSTANTE ¡¡¡