CSIF reclama que los cuidadores no profesionales sean vacunados frente a la Covid cuando se vacune a las personas dependientes a las que atienden
26 de Febrero de 2021

El sindicato CSIF quiere pedir a la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública que los cuidadores no profesionales de personas dependientes sean vacunados frente a la Covid-19 cuando se vacune a las personas a las que están cuidando. No hacerlo y seguir con los planteamientos actuales supone una distinción inadmisible entre unos cuidadores profesionales y otros a los que sí se contempla en la administración de la vacuna.

Desde CSIF no se entiende esta situación y se lamenta que en esta estrategia de vacunación no se haya incluido como prioritaria la vacunación de esos cuidadores no profesionales, familiares o convivientes que están atendiendo día y noche, las 24 horas del día, a la persona dependiente, mientras que en otros planes de vacunación, como por ejemplo, vacunación de la gripe, sí se incluyen y se vacuna tanto a la persona dependiente como a quien le cuida. De este modo se protegería tanto al dependiente como a la persona que le cuida.

No hay que olvidar que el cuidador no profesional tiene un contacto íntimo y permanente con la persona dependiente, para cuidarla, asearla, ducharla, vestirla, alimentarla, cambiarla de postura, ayudarle en la marcha o en la silla de ruedas, etc. Además los cuidadores son los encargados de salir del domicilio para comprar comida, ir a la farmacia, hacer recados, etc, por lo que podrían contagiarse del coronavirus y transmitirlo así a la persona a la que atienden.

Y, por otra parte, puede que estos cuidadores no profesionales (familiares, convivientes, etc.), también estén incluidos en grupos de riesgo al padecer enfermedades crónicas, diabetes, enfermedades cardiovasculares, personas mayores de 60 años, etc. y ser más susceptibles de enfermar.

Además, si los cuidadores se contagian y enferman por la Covid-19, estos tendrían que ponerse en cuarentena o aislamiento, con lo que la persona dependiente podría darse el caso de quedarse sola en casa sin poder recibir ningún tipo de ayuda, pues no todas las familias se pueden permitir el lujo de ingresar al dependiente en una residencia o pagar a un cuidador profesional.