Los docentes itinerantes, los grandes olvidados del sistema educativo
CSIF reclama a la Consejería de Educación que revierta los recortes y apruebe un Acuerdo de Itinerancias que fue suspendido en 2012 y que afecta a 300 docentes de la región
15 de Octubre de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) lamenta que la Consejería de Educación mantenga a docentes itinerantes como uno de los colectivos más castigados por todos los recortes en el ámbito educativo que se han producido en Castilla-La Mancha en las últimas legislaturas.

En rueda de prensa celebrada en Cuenca, el presidente autonómico de CSIF Educación, José Antonio Ranz, acompañado por el responsable de este sector en la provincia, Antonio Abarca, se ha expuesto cómo en 2012 se suspendió el Acuerdo de Itinerancias por parte del Gobierno de María Dolores de Cospedal -suscrito el 28 de marzo de 2001 con las organizaciones sindicales- que permitía mantener a los alumnos en sus localidades de residencia y que fueran los docentes los que se desplazaran a ellas para impartir las enseñanzas pertinentes. La administración tuvo claro desde el principio que para llevar a cabo este proyecto, y ante la imposibilidad de poder disponer de una flota de vehículos que estuviera a disposición de los maestros que tenían que desplazarse, no cabía otra solución que llegar a un entendimiento con estos profesionales para que fueran ellos los que pusieran su propio vehículo al servicio de la administración educativa. Acuerdo y compromiso que quedó anulado en 2012.

“Con esta ruptura no sólo se traicionó el compromiso contraído con los docentes itinerantes de Castilla-La Mancha, sino que por añadidura, también se hizo con el modelo educativo de la escuela rural de Castilla-La Mancha”, explicaba Ranz. Esta situación afecta a 300 docentes en la región, 150 de ellos en Cuenca.

Desde el sindicato se expone que “han pasado seis años ya y la Administración no ha hecho nada al respecto. Si acaso enredar y enmarañar más si cabe la situación con instrucciones a nivel provincial, o diferentes criterios a la hora de aplicar las condiciones laborales de estos docentes según el inspector que toque de turno. Y eso que la Administración, curso tras curso, lo marca como punto de negociación prioritario. Tan solo hubo un intento con la presentación de un borrador de acuerdo a finales del curso 2016-2017, que más que un intento por poner fin a este conflicto, fue calificado por nuestra parte como un auténtico engaño, y que se presentó un texto que suponía empeorar las condiciones de los itinerantes respecto al Acuerdo de 2001”, añadía Ranz.

Por su parte, Antonio Abarca lamentaba la falta de intención de cambiar la situación de los docentes itinerantes: “Dos legislaturas han pasado ya prácticamente, y de distinto signo político, y ninguno ha sido capaz de revertir esta situación, que hace de los docentes itinerantes de Castilla-La Mancha sean el colectivo más perjudicado por la política de recortes”, además de que “ni tan siquiera se les da la oportunidad a estos docentes de renunciar a seguir poniendo su vehículo particular al servicio de la Administración cuando de forma totalmente unilateral y tan significativa se les cambiaron las reglas del juego”.

CSIF ha denunciado de forma reiterada esta “abusiva y vergonzosa situación”. Ante las continuas quejas y exigencias para dar solución a este hecho, desde la Consejería se aseguró que era inminente la celebración de una mesa de negociación donde se abordaría la problemática de este colectivo. Es más, el anterior Ejecutivo regional había previsto que esta situación sería transitoria y que se volvería al acuerdo derogado en cuanto las condiciones económicas lo permitieran.
Sin embargo, tanto Ranz como Abarca se preguntaban que “¿hasta cuándo van a mantener estos recortes? Pasan los cursos académicos y la Consejería no se aborda la solución para los docentes itinerantes”.