Castilla-La Mancha, la primera en aplicar recortes y la última en eliminarlos
La Central Sindical no firma el borrador del Acuerdo de la Mesa General de los Empleados Públicos al perpetuar los recortes de derechos y pérdidas salariales
19 de Septiembre de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha decidido no firmar esta mañana el borrador del Acuerdo de la Mesa General de los Empleados Públicos al considerar que siguen sin alcanzarse unos mínimos imprescindibles para acabar con los recortes de derechos y pérdidas salariales de las últimas legislaturas.
El Gobierno regional incluye en su propuesta el regreso de la jornada laboral de 35 horas semanales a partir de enero de 2019, el fin de las penalizaciones de baja por incapacidad laboral y una subida salarial de 1,75 por ciento, reivindicaciones que ya fueron firmadas por CSIF con el Gobierno central en marzo del presente año. Por tanto, acuerdos que el Ejecutivo de Castilla-La Mancha debe afrontar como compromiso alcanzado por el resto de administraciones.

Eso sí, el Gobierno regional, no contempla subidas salariales, más allá del 0,5% prometido tras el fin de la 'tasa Cospedal' y el 1,75% del Acuerdo Nacional (la pérdida de poder adquisitivo del empleado público de Castilla-La Mancha ha sido del 16,5% desde 2012), ni fondos adicionales para modificar complementos, el regreso de la carrera profesional en el Sescam, la recuperación del Plan de Acción Social, la reducción del horario lectivo en Educación o la regulación de bolsas de horas para conciliación. En definitiva, derechos que siguen devengados y que cronifican los recortes en la Función Pública.

Castilla-La Mancha fue la primera comunidad autónoma en aplicar los recortes y a este paso será la última en ponerles fin. Como modelo, CSIF pone en valor las mejoras alcanzadas en otros territorios. En Andalucía se rubricó un acuerdo en julio con convocatorias de empleo público con el 100% de tasa de reposición, un 8% adicional para la creación de empleo neto y una convocatoria extraordinaria para la estabilización del empleo temporal. Se firmó asimismo un incremento salarial progresivo de hasta un 8,9%, un complemento específico para el sector educativo, la carrera profesional en el ámbito sanitario y la retribución gradual del personal de Justicia.

En la Administración madrileña, la carrera profesional, las medidas de conciliación y la subida salarial del 1,75% se firmaban en julio.

Siguiendo este ejemplo, en Extremadura, tras el acuerdo firmado en junio, se ha recuperado la jornada laboral de 35 horas, se han eliminado los descuentos por incapacidad temporal, se ha reducido el horario lectivo en docentes y se asume el compromiso de desbloquear la carrera profesional.

La semana pasada, el Gobierno vasco anunció que incluirá en sus Presupuestos Generales una subida salarial a los funcionarios del 2,25%, así como la destinación del 1,5% del sueldo mensual para el plan de previsión social de sus empleados públicos.

CSIF valora los esfuerzos del Gobierno de Castilla-La Mancha, sobre todo en la firma del II Plan Concilia firmado el pasado mes de junio, pero considera que el Ejecutivo que preside Emiliano García-Page no puede limitarse a realizar 'guiños' a sus empleados públicos, sobre todo teniendo en cuenta los enormes avances que se producen en otras comunidades autónomas. Castilla-La Mancha no puede quedarse atrás ni convertirse en una región de segunda fila en la Función Pública.