CSIF lamenta que el Ejecutivo regional coloque a la Función Pública en el punto de mira
-La Central Sindical considera que el Ejecutivo regional ha incurrido en una grave negligencia al justificar el incumplimiento del objetivo del déficit con el pago del 1,5 por ciento a los empleados públicos
13 de Septiembre de 2018
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) lamenta profundamente que el Ejecutivo regional sitúe a los empleados públicos de Castilla-La Mancha como los culpables de que la región cerrase el mes de junio con un déficit del 1,07 por ciento.
El Gobierno de Castilla-La Mancha, tras conocer los datos del Ministerio de Hacienda que colocan a la comunidad autónoma como la segunda con peor balance en su cuenta de gastos, aludió a “gastos excepcionales” como el pago del tramo del 1,5 por ciento de la denominada 'tasa Cospedal' a modo justificación. Para CSIF, esta afirmación supone una grave negligencia, ya que es el Ejecutivo el encargado de confeccionar los Presupuestos autónomicos donde han de quedar registradas todas las partidas para ajustarse al objetivo de déficit, marcado para este 2018 en un 0,4 por ciento. Cuando hay desviación del déficit se debe a gastar más de lo presupuestado o a hacer un mal cálculo de los ingresos, lo que de ningún modo es achacable a los empleados públicos sino a la acción de gobierno.
CSIF subraya que el fin de la 'tasa Cospedal', 1,5 por ciento en 2017 y otro 1,5 en el presente año, no sólo ha llegado tarde sino que además no se puede hablar de recuperación después de una pérdida salarial acumulada del 16,5 por ciento desde 2012, a lo que se añade que el Gobierno de Castilla-La Mancha sólo ha proyectado una pírrica subida del 0,5 por ciento para 2019 para compensar que se ha eliminado la rebaja del 3% a plazos.
Acusar a los empleados públicos supone una afirmación demasiado grave y un ejercicio de falta de reflexión y de autocrítica tras una mala gestión que ha supuesto 488 millones de euros más de deuda para todos los castellano-manchegos, la cual se sitúa en 7.133 millones de euros en el primer semestre de este 2018.
CSIF confía en la rectificación del Gobierno regional, y es que la Función Pública debe contar con el respaldo y respeto de todos los grupos políticos para garantizar la calidad de los servicios que se ofrecen a toda la ciudadanía.