El empleo de baja calidad empaña la bajada del paro
CSIF valora el descenso del número de desempleados, aunque subraya la inestabilidad que provoca el abuso de la contratación temporal
02 de Agosto de 2018

El número de parados registrado en Castilla-La Mancha al término del mes de julio se situó en 170.272 persones, lo supone un total de 2.818 desempleados menos respecto al mes anterior, según los datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) destaca que Castilla-La Mancha sea la tercera comunidad autónoma en la que más ha bajado el paro, sólo por detrás de Galicia (-6.653) y Andalucía (-5.534). La creación de empleo es un síntoma de crecimiento, pero el sindicato mantiene que no debe producirse a costa de la calidad del mismo.

Entre los factores negativos, la precariedad que conlleva la contratación en estos meses de verano: el 91,4% de los contratos firmados en julio fueron temporales. Es más, este modelo de relación laboral aumentó un 4,4%, y es que la cuestión estacional podría marcar la pauta, aunque CSIF advierte que este tipo de contratación es recurrente durante todo el año provocando un empleo precario e inestabilidad en la recuperación económica de las familias.

La bajada del paro en Castilla-La Mancha viene liderada por el sector servicios (-1.749 desempleados), pero el descenso global muestra notables diferencias territoriales: Por provincias, la mayor bajada se ha producido en Toledo (-1.237) y le siguen Ciudad Real (-744) y Albacete (-508). En Cuenca se han registrado 267 parados menos y en Guadalajara apenas 62. Además, el paro femenino representa el 64,3% del total.

Para CSIF resulta imprescindible que el crecimiento económico no se base en empleos de baja calidad, por lo que aboga por reformar el actual modelo laboral para reducir los altos niveles de pobreza y desigualdad.