CSIF reclama acciones para cambiar el modelo productivo de la región
El sindicato valora la bajada del número de parados en 3.200 personas, pero considera que el descenso es cuantitativo y no cualitativo al existir factores que inciden en la precariedad del mercado laboral en Castilla-La Mancha
04 de Mayo de 2018

El paro registrado en Castilla-La Mancha bajó en el mes de abril en 3.200 personas, según los datos publicados hoy por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, lo que sirve para romper la dinámica negativa en la región, ya que en los tres primeros meses de 2018 se destruyeron 9.671 empleos.

Para la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), la bajada del número de parados siempre es una noticia positiva, pero reclama políticas eficaces para acabar con un mercado laboral fluctuante que impide la estabilidad del modelo productivo y no da soluciones a los 185.040 desempleados con los que cuenta la región, con un 62,5% de paro femenino.y con un 65% de parados en el sector servicios.

Así, y teniendo en cuenta la importancia de un sector agrícola marcado por la estacionalidad, resulta imprescindible apoyar otros ámbitos como el industrial como generador de empleo y reforzar el turismo en la región. La creación de empleo en abril en el sector industrial sólo ha supuesto el 8,5%.

A pesar de que el número de parados ha bajado en todas las provincias siguen existiendo enormes diferencias entre territorios: mientras Albacete lidera los buenos datos con 1.142 parados menos, Cuenca muestra un menor crecimiento con la creación de 106 puestos de trabajo.

Asimismo, también es importante confrontar la calidad del empleo creado: el 91,4% de los contratos firmados en abril fueron temporales, lo que supone un incremento del 1,6% respecto a marzo. Han caído un 4% los contratos indefinidos. Estos datos muestran la incapacidad para romper con la barrera de la precariedad.

Para CSIF, la bajada del número de parados es cuantitativa, pero no en términos cualitativos. Por ello, hay que poner en cuarentena los resultados de los planes de empleo como garantes de políticas eficaces a largo plazo.