Los gobiernos central y regional evitan el diálogo para implantar la jornada de 35 horas semanales
-Ni el PP ni el PSOE atienden las propuestas de CSIF para flexibilización de la jornada laboral

-El sindicato considera que este derecho de los empleados públicos está siendo utilizado con fines partidistas
22 de Enero de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) critica que tanto el Gobierno de España como el Gobierno de Castilla-La Mancha evitan el diálogo sobre la implantación de la jornada laboral de 35 horas semanales en los empleados públicos de la región.

La Administración central del Partido Popular ejecutó en 2012 esta medida para contener el déficit y ha recurrido los posteriores intentos autonómicos de volver a instaurar la jornada de 35 horas semanales. Por este motivo, CSIF Castilla-La Mancha remitió una carta a María Dolores Cospedal en calidad de presidenta del Partido Popular de Castilla-La Mancha y como miembro del Consejo de Ministros del Gobierno de España para que actúe en defensa de la Función Pública y devuelva un derecho sustraído que sigue vigente a pesar de las voces críticas surgidas incluso dentro de su propio partido, como la de la Junta de Castilla y León que preside Juan Vicente Herrera.

Asimismo, CSIF Castilla-La Mancha volvió a dirigirse al presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, instándole a abrir el diálogo con los sindicatos para recuperar la jornada de 35 horas tal y como ha sucedido en Extremadura y Andalucía. CSIF valora que el Gobierno regional plantease esta medida que finalmente fue derogada por el Tribunal Constitucional en septiembre de 2016, pero los ejemplos de otras comunidades autónomas que han planteado medidas alternativas para ejercer 2,5 horas semanales y completar así la jornada de 37,5 horas no han sido tenidas en cuenta.

CSIF ha ofrecido diálogo al PP y al PSOE para explicar las posibilidades que existen, para ofrecer puentes en la mejora de los servicios públicos, pero ninguno de los dos grupos políticos han tenido en cuenta las soluciones plasmadas por el sindicato. La presidenta del Grupo Parlamentario Popular en Castilla-La Mancha, Ana Guarinos, ha respondido en nombre de María Dolores Cospedal y sin hacer referencia a la responsabilidad que tiene el Gobierno central en esta medida, ya que la instauración de la jornada de 35 horas debe partir desde el Ejecutivo nacional para evitar diferencias entre las comunidades autónomas.

Por su parte, el PSOE no ha contestado al sindicato, aunque el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha manifestado públicamente que el Gobierno regional no aplicará “subterfugios”, en relación a Andalucía, y dirige su mirada hacia el Gobierno central sin llevar a cabo autocrítica y obviando las posiblidades existentes.

Así, CSIF critica que los empleados públicos sean utilizados con fines partidistas y que su defensa dependa únicamente del grupo que se encuentre en la oposición.