CSIF interpone recurso contencioso administrativo contra la Consejería de Educación
-El sindicato considera que la Administración persiste en su error en la calificación de méritos en centros de especial dificultad
-La Central Sindical ya ganó una sentencia el pasado mes de noviembre, pero las bases del nuevo concurso de traslados no se han sido modificado
16 de Enero de 2018
El presidente autonómico de educación del CSIF, José Antonio Ranz (centro), y los responsables provinciales del área en Cuenca y Toledo, Antonio Abarca y Enrique Cardenal (derecha)

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha interpuesto un recurso contencioso administrativo a la Resolución de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, del pasado 6 de noviembre, sobre el concurso de traslados en los centros docentes de Castilla-La Mancha.

En concreto, CSIF presentó dicho recurso el pasado 2 de enero por la calificación de méritos en centros de especial dificultad, ya que la Administración sólo reconoce la labor de los funcionarios de carrera que en la fecha de solicitud en la participación del concurso de traslados ocupen plaza en un centro de especial dificultad, y no reconoce sin embargo los méritos desempeñados con anterioridad en dichos centros que en la actualidad han dejado de ser considerados de especial dificultad. CSIF ha recurrido a la vía judicial para instar a la Consejería a cambiar las bases y/o su aplicación.

Durante los últimos concursos de traslados CSIF ha venido luchando, con propuestas, reclamaciones y recursos interpuestos ante el Ministerio de Educación y la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha, por el reconocimiento de la puntuación de difícil desempeño para diversos colectivos de profesores. Docentes que han visto como, concurso tras concurso, la Consejería les iba privando de una puntuación “reconocida en el baremo de méritos” y ganada de pleno derecho en base al desempeño de su labor docente en centros calificados de difícil desempeño. Alguno de ellos llega a perder hasta veinte puntos en el total de la puntuación del concurso, con el consiguiente perjuicio a la hora de poder alcanzar el destino deseado.

La justicia nos ha dado la razón, con fecha de 27 de noviembre de 2017; el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 3 de Toledo condenaba a la Administración a “reconocer la puntuación que le corresponda por difícil desempeño en el curso académico 2013-2014 (…), debiendo asignarle el puesto que le corresponda”, así como a pagar las costas del proceso.

Desde CSIF no vamos a cejar ni un ápice en nuestra lucha contra una actuación de la Consejería de Educación hacia los docentes afectados que consideramos injusta y que ha venido aplicando de forma infundada, cambiando los criterios de reconocimiento de esta puntuación a su antojo concurso tras concurso: primero fueron los docentes que habían cambiado de centro y el actual no era de “especial dificultad”; en el concurso siguiente les tocó a los que su centro, por la razón que fuere, la Consejería les había descatalogado como “difícil desempeño”; en el del pasado año les tocó al grupo de los suprimidos que se encuentran de forma provisional en un centro que no tiene tal consideración.

El Concurso General de Traslados es muy importante para los funcionarios docentes. Es el procedimiento por el que, en igualdad de oportunidades y en base a los méritos obtenidos por su labor profesional desempeñada, en competencia con sus compañeros, obtienen un destino. Destinos que en algunos casos se deciden por una diferencia de una milésima de punto y que, para la mayoría, no solo determina un puesto de trabajo deseado, sino el futuro de toda su familia, con todo lo que eso puede a llegar a significar. Es uno de los aspectos que favorece la Conciliación de la vida laboral y familiar.

Ahora que están trabajando las comisiones de baremación de Concurso de Traslados, CSIF exige a la Consejería de Educación que establezca unos criterios iguales a los que señalan las sentencias judiciales que reconocen el derecho de puntuación por difícil desempeño a los funcionarios que han tenido una sentencia favorable, de lo contrario nos podemos encontrar con un grave problema en el momento que las sentencias sean firmes pues pueden anular o modificar los destinos de muchos funcionarios definitivos de Castilla-La Mancha.

CSIF subraya que la Consejería de Educación, pese a encontrarse con sentencias adversas, persiste en su error. En Castilla-La Mancha los afectados pueden ser más de 1000 docentes (en Cuenca y Guadalajara son más de un centenar en cada una de las provincias, en Albacete el número estimado es superior a doscientos, y en Ciudad Real y Toledo la cifra ronda los trescientos).

Por lo anteriormente expuesto, CSIF exige a la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha que puntúe este apartado de forma apropiada para evitar un montón de recursos judiciales, y que de este manera, si finalmente el TSJ de Albacete, da la razón a los demandantes no haya que remover las adjudicaciones del Concurso de Traslados con el perjuicio que ello originaría tanto a los nuevos adjudicatarios, como a los que debieron serlo. Hay tiempo para rectificar y ello comenzará a verse el 7 de febrero de 2018, fecha en la que está prevista la publicación provisional de la baremación del CGT de este año.