El Gobierno regional no responde sobre las ayudas extraordinarias a CCOO, UGT y Cecam
-La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) critica que los 2.150.000 euros que han recibido CCOO, UGT y Cecam se han desembolsado sin convocatoria pública, lo que contrasta con la supuesta “transparencia” de la que hace gala el Gobierno regional

-Las explicaciones de Patricia Franco evidencian la perversión de estas subvenciones clientelistas
06 de Noviembre de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) sigue esperando una respuesta de Juan Alfonso Ruiz Molina y Patricia Franco, consejeros de Hacienda y Administraciones Públicas y de Economía, Empresas y Empleo, respectivamente, sobre las subvenciones que reciben CCOO, UGT y Cecam con motivo del Plan Extraordinario de Empleo 2015-2017 y que hasta ahora han supuesto un desembolso de 2.150.000 euros a cargo de las arcas públicas.

El sindicato remitió el pasado 25 de octubre sendas cartas a los citados consejeros pidiendo explicaciones sobre la necesidad y finalidad de dichas ayudas de “carácter excepcional”, tal y como se recogía en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha de 8 de noviembre de 2016, aunque aún no hemos recibido ninguna respuesta mostrando una absoluta falta de respeto a los trabajadores que representa el primer sindicato de la Función Pública en Castilla-La Mancha.

No obstante, Patricia Franco comentaba ayer en una entrevista difundida en diferentes medios de comunicación que "se hace con un modelo transparente, algo a lo que nadie estaba acostumbrado. Antes se hacía, pero no se sabía. Se hacía de una forma oculta y sin llevar un equilibrio entre las distintas partes del diálogo social". Para CSIF, las palabras de la consejera son totalmente desafortunadas porque este tipo de ayudas a CCOO, UGT y Cecam se realizan sin concurso ni convocatoria pública: son premios clientelistas, sólo a los sindicatos afines, inadmisibles cuando seguimos sufriendo recortes y carencias.

CSIF, que sólo se acoge al Fondo de Ayuda Sindical, convocatoria pública a la que optan aquellas organizaciones con más de un 5% de representatividad, no entiende si Franco alude a los anteriores gobiernos de Cospedal, Barreda y Bono cuando habla de falta de transparencia en el tipo de ayudas que recibían CCOO y UGT en el pasado.

Así, CSIF exige una respuesta del Gobierno regional sobre la labor ejercida por estos sindicatos y la justificación de tan generosa ayuda, así como si en el futuro seguirán recibiendo estas ayudas para mantener el “clima de diálogo, de estabilidad y de falta de conflictividad laboral”, en palabras de la consejera. Para CSIF, normalizar este tipo de ayudas es extremadamente grave, un acto inmoral que pervierte la independencia de la labor sindical.