CSIF señala que el Gobierno regional debe presentar hechos y no promesas
Debate del Estado de la Región

Julio Retamosa, presidente de CSIF Castilla-La Mancha, considera “estéril” el Debate y subraya el necesario cambio de unas políticas de empleo que hasta ahora sólo han generado precariedad
19 de Octubre de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) considera que el Debate del Estado de la Región ha vuelto a demostrar la enorme división entre las fuerzas políticas de Castilla-La Mancha, un escenario donde han prevalecido las descalificaciones y la confrontación.

Asimismo, CSIF también muestra cautela ante las promesas desarrollados por el presidente de la Junta de Comunidades, Emiliano García-Page, por lo que pueden representar para la región. En este sentido, el sindicato valora el anuncio de una Oferta de Empleo Público de 10.158 plazas, aunque lamenta el fin propagandístico y recuerda que toda provisión ha de ser consensuada en Mesas Sectoriales para garantizar la bajada de la tasa de interinidad y la configuración de plantillas estables.

Otro de los anuncios de Page ha tratado sobre la renovación de un nuevo Plan Extraordinario de Empleo que creará 60.000 puestos de trabajo entre 2018 y 2020; CSIF subraya que el actual plan “ha conllevado un abusivo exceso de jornadas parciales con contratos por días y horas, con una contratación temporal que llega al 96%. Es pan para hoy y hambre para mañana”, señala Julio Retamosa, presidente de CSIF Castilla-La Mancha, que añade que “hasta el momento lo que ha quedado demostrado es que CCOO y UGT han recibido 1.610.000 euros por este plan, es inmoral cuando los empleados públicos pueden ejercer las funciones designadas a estos sindicatos afines y no malgastar las arcas públicas, ya deficitarias de por sí. Tememos que el nuevo plan supondrá más ayudas y subvenciones; indigna porque el Gobierno regional dice que no hay dinero para determinadas cosas y en cambio sí para retribuir a sus sindicatos afines, que por un lado critican a la Administración y por el otro ponen la mano. Es un desprestigio para la labor sindical”.

Para CSIF, el ritmo de recuperación de los recortes es tan precario que los empleados públicos de Castilla-La Mancha se encuentran en el furgón de cola de toda España. Si la pérdida de poder adquisitivo de este colectivo a nivel nacional ha sido de un 20% en los últimos años, en nuestra región ha sido aún mayor con una 'tasa Cospedal' cuyo pago escalonado finalizará en 2018 y que no contempla la retroactividad desde 2012 cuando se implantó la Ley 1/2012 de Garantía de los Servicios Sociales Básicos por parte del Gobierno de Cospedal. Además, “ha faltado valentía y compromiso real para abordar la implantación de la jornada laboral de 35 horas, Page no puede decir que apuesta por los empleados públicos”, señala Retamosa.

CSIF también critica que el Partido Popular utilice la imagen del sindicato para sus propios intereses, como sucedió ayer cuando la diputada Ana Guarinos recordó la campaña 'Page suspende... a septiembre'. “No nos olvidamos de que el PP fue brutal con los recortes y que castigaron con una gran dureza a los empleados públicos, CSIF es un sindicato independiente que ni se alinea ni se deja alienar por ninguna fuerza política”.

“Exhortamos al gobierno y a la oposición que escuchen a CSIF, porque nuestra independencia política permite ofrecer soluciones para todos mientras otras siglas buscan el interés propio”, finaliza Julio Retamosa, que añade que “el Debate del Día de la Región ha sido estéril, una vez más, porque queremos hechos y no promesas”.