Castilla-La Mancha, la novena comunidad autónoma con mayor tasa de empleados públicos
08 de Agosto de 2016

-CSIF resalta la importancia del sector público en la región y lamenta el maltrato que recibe por parte de las autoridades políticas

-En los últimos cinco años se han destruido 19.500 empleos públicos en el territorio castellano-manchego

Castilla-La Mancha es la novena comunidad autónoma con mayor dotación de empleo público por cada mil habitantes. En total, la región cuenta con 57,98 empleados públicos por cada mil habitantes, sólo superada por territorios como Melilla, Ceuta, Extremadura, Castilla y León, Aragón, Madrid, Cantabria y Canarias. Así se desprende del estudio Radiografía del Empleo Público en España publicado en el Instituto de Estudios Fiscales por Juan Manuel Ruiz Galdón, profesor de la Universidad de Málaga.

El artículo, que recoge datos ofrecidos por el Boletín Estadístico del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas hasta julio de 2015, presenta la siguiente radiografía por provincias:Cuenca (60,83), Albacete (60,49), Ciudad Real (60,33) y Toledo (57,31) se sitúan por encima de la media nacional (54,54 empleados), mientras que Guadalajara (48,82) está por debajo.

Para la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, el estudio revela la importancia de los empleados públicos en nuestra región, fundamentales para garantizar la defensa de los derechos constitucionales y el mantenimiento del estado del bienestar.

No obstante, este colectivo ha sufrido una importante merma en Castilla-La Mancha. En el 2011 existían 169.700 empleados públicos en la región y actualmente el número se ha reducido a 150.200 constatándose la destrucción de 19.500 puestos de trabajo, según la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre de 2016. Además de esta disminución, CSIF alerta del maltrato que recibe este sector por parte de la autoridades políticas con la devaluación salarial y recorte de derechos que se han producido en los últimos cinco años.

En el ámbito nacional, el empleo público llegó a su punto más alto en el 2011 con 3,3 millones de personas, cifra que ha bajado en este 2016 hasta situarse en los 2,9 millones de empleados públicos, lo que significa la destrucción de 311.000 puestos de trabajo.

Ficheros Adjuntos: