CSIF afirma que se ha perdido un año para los empleados públicos
El sindicato realiza un balance tras 365 días de gobierno de Page
04 de Julio de 2016

  • Prosigue el recorte 3% del salario con la Tasa Page-Cospedal
  • ​Continúa la jornada salarial de 37,5 horas
  • Aún no se ha percibido el 100% de la Extra de 2012

Si a esta lamentable situación se suma el paupérrimo acuerdo firmado por la JCCM con CCOO, UGT, ANPE y SATSE, los 69.000 empleados públicos tardarán muchos años en recuperar los derechos salariales y laborales perdidos tras años de brutales recortes.

CSIF considera que los primeros 365 días del gobierno de Emiliano García-Page son un año perdido para miles de funcionarios, laborales y estatutarios de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Se mantienen recortes exclusivos de nuestra región como el 3% y, al contrario que en otras muchas administraciones, han sido incapaces de conseguir la jornada laboral de 35 horas semanales y de pagar la totalidad de la extra de diciembre de 2012. El sindicato se opone a la lectura positiva realizada por el portavoz del Ejecutivo autonómico, Nacho Hernando, y considera que la gestión es manifiestamente mejorable.

El tema de los interinos y de la recuperación del empleo público se ha convertido en una promesa incumplida, ya que de los 15.000 empleos públicos perdidos sólo se van a recuperar 1.000 en este primer año (400 en sanidad, 400 en enseñanza y 200 interinos).

Por otro lado, siguen sin cubrirse las bajas y vacantes en servicios claves como sanidad y bienestar social. El hecho de tener que esperar a los informes de Hacienda perjudica el servicio público y afecta de manera muy negativa a los trabajadores. Se da la paradoja de que mientras aumentan los fondos dedicados a asesores en los servicios centrales de Toledo, los servicios periféricos en provincias ven mermados sus recursos humanos y su capacidad de actuación.

En lo que afecta a educación, siguen sin resolverse los problemas de ratios, carga lectiva y cobro de verano para los interinos. En Sanidad, persiste el problema de cobertura de plazas, insuficiente tras la última OEP, y se considera urgente la mejora de las condiciones de los trabajadores.

CSIF pide un nuevo acuerdo que acabe inmediatamente con la rebaja salarial del 3%, que establezca la jornada de 35 horas y abone sin dilación lo que resta de la extra de 2012. Del mismo modo, reclama concursos de traslados permanentes para los funcionarios, la adopción de medidas de conciliación y empezar a recuperar la acción social de los empleados públicos de la JCCM.

Alarma social. Los últimos datos del paro, que han registrado una bajada en junio de 8.369 personas respecto a mayo (-4,15 %), mientras que en relación con el mismo mes del año pasado también bajó en 22.096 desempleados (-10,27 %). Los datos pueden invitar al optimismo, pero CSIF recuerda que los sueldos en la región son un 13% más bajos que la media nacional, y más de un 33% de castellano-manchegos perciben cantidades inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Durante los últimos años se ha sufrido una política de recortes desde el gobierno autonómico que ha provocado el aumento de la desigualdad. Dichos recortes iban destinados a reducir la deuda pública de Castilla-La Mancha, la cual, sin embargo, se ha multiplicado por seis hasta superar los 13.400 millones de euros, lo que supone que cada ciudadano castellano-manchego deba alrededor de 6.500 euros.

CSIF confía que este primer año del gobierno de Emiliano García-Page sea un punto y aparte y se pueda avanzar en una senda constructiva en la que el ente autonómico se apoye en este sindicato para mejorar las condiciones de los trabajadores y de los ciudadanos castellano-manchegos.