Retamosa: 'Los trabajadores públicos han sido injustamente demonizados'
Agencia Efe
06 de Junio de 2016

El recientemente elegido presidente de CSI-F en Castilla-La Mancha, Julio Retamosa, tiene como uno de sus grandes retos al frente de este sindicato recuperar "la dignidad de los trabajadores públicos" a los que "injustamente se les ha demonizado en los últimos años".

En una entrevista con la Agencia Efe, el nuevo presidente regional del CSI-F da a conocer los planes y proyectos de este sindicato, que pasan por luchar por los derechos laborales e intereses de los trabajadores, y a nivel interno, por incrementar la implantación del sindicato con más afiliación y una mayor representación sindical.

Retamosa considera que desde el inicio de la crisis, se ha "maltratado" al empleado público haciéndole culpable de ella, cuando los culpables "han sido los corruptos y la especulación que llevaron al país a esta situación con proyectos como el Aeropuerto de Ciudad Real, Virtus o la Caja de Castilla-La Mancha".

"Ninguno de sus responsables ha acabado en la cárcel y son pocos los imputados", apunta Retamosa, que lamenta que por el contrario "a los empleados públicos se les puso en el punto de mira, culpándolos de una situación que ellos no habían creado".

Y desde esta perspectiva, trabajar por recuperar su dignidad y porque recuperen sus derechos "es nuestro reto más importante", subraya el presidente de CSI-F en Castilla-La Mancha.

En los primeros meses al frente de esta organización, Retamosa, ha dedicado un esfuerzo especial a reorganizar el sindicado para hacerlo "más ágil" y sentar las bases que le permitan seguir creciendo para luchar aún "más y mejor por los trabajadores".

En este proceso, está siendo fundamental la refundición de los sectores que integraban CSI-F, que le van a permitir consolidarse como un sindicato con mayor representatividad.

Se trata, según Retamosa, de "darle una vuelta de calcetín" y de tomar decisiones que también afectan al conjunto de la organización, para conseguir un sindicato más cohesionado, que trabaje con las mismas reglas, los mismos derechos y los mismos deberes en cada una de las provincias de la región.

"Sabemos cual debe ser nuestro camino, y ese camino es de crecer en el número de delegados y afiliados" para incrementar los más de 700 delegados y los cerca de 15.000 afiliados que tiene el sindicato en la región, indica Retamosa.

Tras unos años en los que la crisis provocó que por primera vez bajara la afiliación sindical, el objetivo de CSI-F pasa por seguir el trabajo iniciado el año pasado para invertir esa tendencia, señala su presidente regional.

En este sentido, adelanta que CSI-F, que sigue manteniendo su hegemonía en la función pública en Castilla-La Mancha, va a "apostar fuertemente" por entrar en la empresa privada, con el fin de romper el "bisindicalismo" que siempre ha existido.

Retamosa confía en sus posibilidades, y comenta: "Somos conscientes que en CSI-F hacemos las cosas de forma distinta a los otros sindicatos y creemos que lo que nos ha valido para lo público, también puede ser exportable a la empresa privada".

Es consciente de que están dando "los primeros pasos", pero considera que es significativo que a nivel nacional el sindicato cuente con 5.000 delegados en la empresa privada y que en Castilla-La Mancha ya se estén rozando los 200.

"Estamos empezando con buen pie en las cajas y bancos, pero también en empresas privadas de servicios públicos, nuestro propósito en estos cuatro años es seguir sirviendo a estos trabajadores y que confíen en nosotros", destaca Retamosa.

Y recalca que, para lograrlo, ofrecen "nuevas respuestas a través de un sindicato del siglo XXI, que se presenta sin ningún tipo de escándalo a sus espaldas, con la transparencia, la honestidad y la independencia, como sus principales señas de identidad".

Enlaces a esta entrevista en otros medios: