Cada día se producen 28 accidentes en desplazamientos del personal sanitario, más de 48.000 en los últimos 5 años
19 de Abril de 2016

Los accidentes in itinere se incrementan un 15 por ciento en los últimos años por los recortes en plantilla y la movilidad geogrática

Durante el último año (2015) se produjeron un total de 10.340 accidentes in itinere (en desplazamientos hacia o desde el lugar de trabajo), lo que supone una media de 28 accidentes al día.

Según un análisis realizado por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, a partir de datos del Ministerio de Empleo, a lo largo de los últimos cinco años se han producido más de 48.000 accidentes en desplazamientos, con un incremento de más del 15 por ciento entre 2011 y 2015.

Los mismos datos ponen de manifiesto que cada dos días se produce un accidente grave (751 a lo largo de los últimos cinco años) in itinere, lo que le sitúa como el segundo sector con más siniestralidad en España, después del comercio al por mayor y al por menor.

Accidentes de Trabajo con Baja, in intinere, en actividades sanitarias y servicios sociales

2011

2012

2013

2014

2015

Total: 8.957

Leves: 8.801

Graves: 148

Mortales: 8

9.164

8.996

160

8

9.893

9.738

143

12

10.092

9942

142

8

10.340

10.176

158

6

Por eso es necesario analizar la situación actual entre los profesionales del ámbito sanitario, cuales son los factores necesarios para una conducción segura, las conductas, hábitos y qué está fallando.

Debido a la crisis, los recortes de personal, y los límites establecidos en la tasa de reposición, los trabajadores han sufrido un aumento brutal de la presión asistencial, doblando turnos, sin respetar descansos, asumiendo otras funciones, alargando los horarios de permanencia en el trabajo, con el consiguiente cansancio y por tanto falta de atención para una conducción correcta, en cuanto a lo que la seguridad vial determina.

Asimismo, se abusa de la movilidad geográfica, lo que incrementa el riesgo de la siniestralidad, unido a circunstancias como el descuido o la dejadez en el cuidado del vehículo tanto personal como de la propia Administración.

Respecto los accidentes en misión, es decir, aquellos que se suceden durante los desplazamientos obligados por el trabajo, los recortes han propiciado que no se dote a los profesionales en la gran mayoría de los casos de los vehículos, vestimenta e instrumentos adecuados. A esto se añade los riesgos intrínsecos de los desplazamientos, especialmente en el ámbito rural.

El Servicio Nacional de Salud (SNS) no asume el gasto extra que generan estos desplazamientos para el trabajador (uso y mantenimiento del vehículo, gasolina, etc.). Esto supone una pérdida económica para el empleado público que utiliza su propio vehículo para los traslados a otros centros sanitarios durante su jornada y en los avisos domiciliarios.

El envejecimiento de la plantilla es otro factor relevante en seguridad vial ya que incluye en la capacidad de conducción.

Por todo ello, CSIF reclama a las autoridades sanitarias:

  • Tiempo suficiente para hacer los avisos domiciliarios y no provoquen al trabajador trasladarse con un ritmo elevado de estrés laboral.
  • Adaptar las consultas médicas en función de los avisos domiciliarios que se tengan programados en consulta. La evaluación de los riesgos en los desplazamientos.
  • Tener en cuenta el factor de edad como factor de riesgo en el conductor durante los desplazamientos.
  • Adaptación de los puestos de trabajo de las trabajadoras embarazadas en estado de gestación avanzado, eximiéndolas de realizar avisos domiciliarios.
  • El trabajador no debe asumir ningún gasto adicional por el hecho de tener que trasladarse durante la jornada a otros centros sanitarios, esto deberá ir a coste de la administración.
  • Proporcionar la adecuada accesibilidad a los centros de trabajo (rampas sin barandillas, rampas y vías de circulación resbaladizas, calzada desgastada o estrecha, etc.).
  • Implementar acciones de movilidad para sus empleados (transporte, zonas de aparcamiento, horarios flexibles).
  • Favorecer las permutas entre plazas de funcionarios, de diferentes administraciones y de diferentes autonomías.
  • Aumentar las medidas de conciliación familiar y laboral que afecten directamente en esta siniestralidad para así reducirla. No depender de dos o más vehículos una familia, por la dispersión que hay entre los miembros de la familia y sus trabajos respectivos
  • Dotación al trabajador de los medios suficientes para realizar las visitas domiciliarias con seguridad tanto si va a pie, transporte público o en su propio vehículo.
  • Medidas de concienciación para reducir la imprudencia temeraria por parte del trabajador, por elevada velocidad, consumo de drogas o tasas muy elevadas de alcohol. CSI·F por su parte está llevando a cabo un conjunto de acciones con la Asociación Proyecto Hombre para reducir el consumo de alcohol y otras sustancias en el entorno laboral.
  • Realizar el mantenimiento adecuado de los vehículos tanto si son o no de la empresa, aunque sea del trabajador al prestar un servicio para la empresa o administración en su jornada laboral, la empresa/administración debe asumir la responsabilidad a este respecto.
  • Fomentar la formación e información en medidas de prevención de la seguridad vial laboral para crear una conciencia de seguridad y respeto.
  • Medidas específicas para reducir la fatiga y la somnolencia sobre la conducción de vehículos, relacionadas de manera trasversal con el ritmo y rendimiento de trabajo al que está expuesto el personal sanitario.
  • Medidas de gestión de los desplazamientos en las que se tenga en cuenta y se haya valorado la carga de trabajo, el tipo de transporte que se utiliza, los tiempos de espera en el trayecto, el rendimiento al que están expuestos los trabajadores, el descanso o falta de descanso, realizar mapas con rutas seguras, etc.
  • Para gestionar los desplazamientos en itínere aplicar medidas de disminución y ordenación de la movilidad (permutas, traslados, teletrabajo, teleasistencia, etc.), gestión del transporte colectivo (fomentar el uso de vehículo colectivo, o bonificaciones para el transporte público), proporcionar aparcamiento tanto a los empleados como a usuarios.

Por último, CSI·F propone a los ayuntamientos mejorar los servicios de transporte públicos, principalmente en las horas punta de entrada y salida del trabajo.